“Largo que te quiero largo”

Lo bueno de los vestidos largos es que te sacan de un apuro, te los pones y listo! Sin mayores complicaciones.

Además es un prenda que ya no es exclusiva del verano si no que poco a poco se ha ido ganando un espacio también en invierno. Con unas botas altas o unos botines queda genial.

A pesar de que soy muy fan del estilo boho en vestidos largos y cortos, no me pude resistir a este por varios motivos:

Su estampado de aire oriental, ese fondo negro salpicado de flores enormes -rosa bebé y verde mint- me parece muy favorecedor.

Su corte es muy cómodo y favorecedor con su cinturón y sus mangas abullonadas.

Y por último: está ideal de precio. Esta tienda tiene siempre este tipo de vestidos y rondan los 36 euros. ¡Viva el negocio local!

Lo he combinado con un bolsito rosa y con tacones en dorado bronce.

Besos y recordar:

#localmola
Vestido:@shimaishop